comunion-1280x1145.png

Vamos… ¡a hacer la Primera Comunión!

14 abril 2021

La Primera Comunión es un acontecimiento importante para cualquier peque. Durante la misma, se recibe por primera vez el Sacramento de la Eucaristía: el cuerpo y la sangre de Cristo simbolizados como el pan (la hostia) y el vino. Para recibir la comunión, el niño/a debe estar bautizado.

La etimología de la comunión proviene de “communio”, que en latín quiere decir “participar en común”. La comunión debe ser un momento alegre, donde reunimos a familiares y amigos para celebrar esta unión con Dios.

Antes del evento, los niños y niñas se preparan mediante la catequesis, que dura alrededor de un año y les explica el significado de esta unión y las normas que profesan todos los seguidores de la Iglesia; y también deben confesar sus pecados ante un sacerdote.

Tras la celebración, el peque estará preparado para participar activamente en la Eucaristía, pudiendo celebrarla los domingos y vivir su espiritualidad de una forma más adulta.

 

¿De dónde viene?

La comunión cristiana simboliza la Última Cena que celebró Jesús con sus discípulos. Durante esa cena, Jesús pronunció una oración de agradecimiento, partió el pan, y se lo dio a comer a sus invitados con el vino. Él presentó el pan como su cuerpo, y el vino como su sangre. Después, encargó a sus acompañantes que cada vez que repitiesen el gesto, lo hicieran en su memoria, ya que se hace presente en el pan y el vino así consagrados.

Hasta el siglo IV (aproximadamente), la Eucaristía se recibía cuando el adulto era bautizado, pero posteriormente, ambos sacramentos se fueron separando y distanciando.

En la actualidad, la intención de la Iglesia es que la comunión forme parte de todo el proceso de iniciación al cristianismo, y que los más allegados del niño tengan la ocasión de revisar su compromiso cristiano.

 

Lo más importante de la Primera Comunión

Sin duda, una de las cosas más importantes acerca de la comunión es el apoyo y el conocimiento de los padres acerca de la misma. Al fin y al cabo, los niños están comenzando una nueva etapa, donde necesitarán respuestas y soporte por parte de sus padres respecto a los nuevos valores éticos, morales y espirituales que se les ofrecen. Lo mejor que podemos hacer es estar ahí para ellos, y guiarlos a través de las decisiones y de las dudas que puedan tener.

Además, también hay una serie de elementos que se consideran imprescindibles durante la comunión:

✝️ Rosario: símbolo del rezo como expiación de los pecados, la familia y la paz.

✝️ Crucifijo: se les entrega a los niños y niñas durante el evento, para recordarles que, a partir de entonces, son discípulos de Jesús, portando su cruz.

✝️ Biblia: dado que incluye la palabra de Dios, se vuelve una guía imprescindible para la vida. ¡Debe leerse con frecuencia!

✝️ Medalla: símbolo de las promesas bautismales, que se renuevan en la Primera Comunión.

✝️ Vela: al inicio, todos los peques llevan en las manos una vela que encienden con el Cirio Pascual, aceptando la luz de Cristo, y permitiendo que funcione como guía hacia la vida eterna.

Lo primordial es que el niño o niña tenga claro la importancia del evento de la comunión, y distraer su atención de los famosos regalos materiales que lo acompañan.

Podemos encontrar, de la mano del Papa Francisco, algunos pasos o cuestiones en las que los padres deben profundizar:

✝️ Los niños encontrarán a Jesús en la Comunión.

✝️ El poder y la importancia de los sacramentos y de la luz de Cristo. El niño debe comprender que, mediante el Bautismo, se abre la puerta a todo el resto de los sacramentos, y que, además, enciende una luz en el pequeño que no se apaga jamás.

✝️ La confesión como un punto de unión con Cristo. La gran bondad de Cristo nos permite ser perdonados constantemente. É nos quiere tal y como somos, de manera que no tenemos ninguna razón para tener miedo a un castigo a la hora de compartir nuestros errores y pecados.

✝️ La Iglesia es como una madre: nos acompaña, nos trata con paciencia y nos guía y perdona cuando nos equivocamos.

 

Y en el 2021… ¿qué hacemos?

Lo más común es que las comuniones se celebren durante la temporada de abril a junio. Así, y como en años anteriores, lo primordial es hablar con la parroquia que hemos escogido para celebrar el evento.

A pesar de que todos suponemos que la pandemia podría afectarnos, y al menos de momento, los banquetes se permiten, pero tienen diferentes medidas de seguridad en cada comunidad. El aforo puede variar entre el 30 y el 75%, también dependiendo de si el banquete da lugar en un espacio abierto o cerrado. Es obligatorio el uso de la mascarilla cuando no se esté comiendo ni bebiendo, y, por norma general, el número de invitados por mesa oscila entre 4 y 6 personas como máximo.

Por su parte, en los lugares de culto, las restricciones de aforo se establecen entre el 50 y el 75%.

 

Teniendo todo esto en cuenta… ¡mucho ánimo y felicidad para vuestra Primera Comunión!

Abrir chat